lunes, 13 de agosto de 2018

Ya se puede vivir en el primer pabellón

Hemos pasado unos días en Debrelibanos, Carolina y Pablo con Arsema, Juan y Paula Amara; Pilar y Victor, padres de Pablo y abuelos se Arsema y sus hermanos y Tía Mari, hermana de Pilar y su hija Isa. Entre todos hemos equipado completo el primer pabellón y no ha sido fácil pues la nave con los materiales no estaba cerca y había que recorrer un barrizal por donde la furgoneta se quedaba atascada. Gracias que hemos tenido ayuda de los chicos adolescentes y universitarios que viven bajo la protección de la Misión del Aba.

Pablo junto con los chicos se han dado una paliza importante hasta dejar instalada la cocina y el resto de los cuartos e incluso han puesto en marcha el frigorífico, la cocina, y el fregadero; han puesto encimeras, armarios, cuadros etc, bajo la  atenta mirada y apoyo de Víctor aportando toda su experiencia. 

Pilar, Mari e Isa se han encargado de recolocar toda la ropa en maletas bien etiquetadas y los materiales de cocina y baño en los dos almacenes habilitados para ello y dónde previamente colocamos y limpiamos las estanterías metálicas que ya venimos arrastrando desde la casa de bole, pero que continúan intactas. 

En otra habitación hemos organizado una oficina y un espacio- salita donde poder parar para ver algún vídeo o la tele. 

En total hemos colocado 9 camas que podrán utilizarse por ahora por grupos de voluntarios que vengan a ayudar. Hay dos baños completos con ducha pero por ahora sin agua caliente y sin suministro de agua a la espera de solucionar este tema, seguramente con la apertura de un pozo. Lo que si hay es una gran fosa séptica por lo que se pueden utilizar los baños. La luz de momento está provisional, a la espera de llevarla definitiva.
Debido a los días de lluvia, hemos aplazado la pintura de la fachada hasta finales de septiembre.

Yo he dormido desde el primer día en una de las habitaciones, cubriendo la cama con la manta de los deseos y recibiendo la energía del lugar, comprobando que a pesar de la falta de medios que podamos tener, estamos en un lugar privilegiado de Etiopía y donde vamos a hacer mucho bien a las madres y bebés más desfavorecidos pues el mismo ambiente del lugar invita al descanso y la recuperación.

Mientras tanto Carolina se hacía cargo de los niños suyos y los de Aba y de dar clases de inglés a los más mayores enseñándoles incluso a hacer un currículum y además, gracias a su buen inglés se ha encargado de que todo lo necesario para la comida estuviera preparado haciendo de enlace con el encargado del restaurante, evitando y aclarando malos entendidos a causa de la dificultad en la comunicación.

Arsema, Juan y Paula Amara han jugado con los niños como unos más, han jugado a la comba, a la cinta elástica, han hecho puzzles, plastilina y dibujos y por las noches después de cenar, nos han hecho reír con sus teatros y bailes, mientras tomábamos de cena una sopita calentita preparada por Pilar.

En resumen, cada uno hemos tenido una función clara, sin que nadie la determinara previamente y el conjunto ha dado como resultado unos días muy efectivos, de mucho trabajo pero también de mucho juego y de compartir con los niños y jóvenes de la misión y con un poco de turismo para ver la basílica de AbunaTeklehaymano, la cueva del agua bendita, el puente portugués y la capilla de Santa Arsema.

Justo a la espalda del primer pabellón se va a comenzar a construir el segundo, que constará de una habitación grande para madres con sus bebés, con 10 camas y 10 cunas, otra habitación para 12 cunas y 2 camas para babi sister, una cocina exclusivamente para preparar, esterilizar y limpiar biberones y utensilios de bebés, una habitación amplia con colchonetas para que jueguen los bebés y se les pueda dar psicomotricidad y dos baños, uno para las madres y otro para bañar y atender a los bebés. Este pabellón terminará en un amplio soportal por donde circule el aire libre.
Junto a este pabellón se va a habilitar un espacio para las madres de la zona que lleguen con sus bebés con bajo peso, para que pasen el día y reciban dos comidas diarias y regresen a sus casas por la tarde y si fuera necesario por la situación de los bebés, puedan ingresar en el hogar hasta su recuperación.

Tenemos todos los materiales necesarios para equipar el segundo pabellón pero aún no tenemos subvención para construirlo.Estamos abiertos a cualquier opción que nos llegue para construir este pabellón lo antes posible.

Queda todavía mucho por hacer y os invitamos a participar apuntándose en alguno de mis viajes futuros.

Un abrazo

lunes, 2 de julio de 2018

Pabellón terminado a falta de pintar

En estos momentos el pabellón está terminado y a falta de pintar: color teja por fuera y violeta claro por dentro.
Este pabellón contiene las instalaciones comunes que darán servicio al resto de pabellones, es decir, tiene cocina, despensa, almacén, lavandería, oficina, dos baños, un dormitorio para la coordinadora y otra donde de momento se pondrán literas para Voluntarios.
Todos los materiales para la equipación los tenemos de la casa que cerramos en Addis Abeba y están guardados en una nave cerca del pabellón. Tenemos dos frigoríficos, tres lavadoras, una cocina eléctrica y otra de gas, 4 literas y varias camas, mesa de despacho y sillas, estanterías metálicas etc, por lo que a finales de julio quedará totalmente equipado.
Para este trabajo me acompañan hasta Debrelibanos una familia de Cielo con sus tres hijos, los abuelos y primos, en total 11 personas que estaremos desde el 18 hasta el 30 de julio.
Haremos fotos para colocarlas en el blog y que estéis al tanto.
Ahora necesitamos subvención para construir el segundo pabellón, donde entrarán los primeros niños y para ello estamos presentando el proyecto en varias subvenciones públicas y privadas.
Un abrazo

lunes, 14 de mayo de 2018

Casa casi terminada en abril

El pabellón de servicios comunes está casi terminado, en un par de meses estará terminado. He elegido un color teja para la fachada y violeta suave para el interior. Las habitaciones han quedado de esta manera: cuarto con literas para voluntarios, cuarto de baño completo; dormitorio con baño para el director o directora de la casa; oficina, cocina, despensa, cuarto para lavadoras, almacén.

Este pabellón se ha construido con la subvencion recibida por el banco Santander, ahora tenemos que conseguir subvencion para construir el primer pabellón donde ya entrarán bebés huérfanos o abandonados y mujeres embarazadas o recién dadas a luz con sus bebés y que estén en situación de desamparo.

Para este pabellón necesitamos 25.000€ y estamos abiertos a recibir opciones posibles de subvencion, públicas o privadas. Será posible recibir a 16 madres y unos 20 bebés.

Como la construcción es modular, se podrán construír más pabellones conforme tengamos los recursos para ello.

El proyecto también incluye la construcción de un pabellón como escuela de capacitación, donde se dará instrucciones a las madres para el cuidado de sus bebés y se les capacitará en diferentes oficios para que tengan un futuro independiente.

miércoles, 28 de marzo de 2018

Cimentación

La construcción comenzó por fin en febrero y con dificultades pues Etiopía se encuentra en estado de emergencia debido al conflicto del gobierno con el estado de Oromia. Esto ha provocado que cuando se disponían a llevar los materiales de Addis a Debrelibanos, la carretera estaba cortada y han tenido que regresar.
Ahora ya estan las cosas mejor y las obras han comenzado e incluso ya están cimentando.
A finales de abril iré hasta Debrelibanos y yo misma haré fotos y vídeos.
Os envío algunas fotos.

jueves, 1 de febrero de 2018

Comienza la construcción

Una vez que ha pasado la época de lluvias y que tenemos elegido el constructor, comenzamos con el primer pabellón de la casa, donde irá la cocina, almacén, instalaciones de agua, luz etc. Todo ello gracias a la subvención del banco Santander.
Ya se ha realizado el estudio topográfico del terreno y sabemos cómo irán colocados los pabellones.
En 4 meses se comprometen ha terminarlo, por lo que en Semana santa ya podremos ver cómo van.
Después de este pabellón irá el siguiente, donde ya se podrán instalar a los niños.
La casa está justo al borde del valle de Rif, con unas vistas impresionantes, con un aire puro, águilas por el cielo, monos por la tierra y una paz que ayudará a los niños a recuperarse.
A parte de alojar a los niños que estaban en la casa de Addis, se va a dar prioridad a bebés desnutridos, a los que sacaremos adelante con paciencia y dedicación. Estos niños no pueden ser atendidos ahora mismo por la infraestructura que se necesita para ellos y que justamente es de la que nosotros disponemos: cunas, biberones, esterilizadores, pañales, leches maternizada etc. Completaremos así la ayuda que el Aba está proporcionando a otros colectivos: mujeres, ancianos, niños, adolescentes y enfermos mentales.